Pasión Turfística, siempre junto al Turf grande de Argentina

Rodrigo Blanco: "Soy un afortunado, un jockey tocado con la varita mágica"

Ayer en la jornada turfística del "imperio del sur" dialogamos con el gran piloto Rodrigo Blanco, oriundo de Córdoba y radicado en Buenos Aires. En agradable charla nos comentó sobre su espectacular actualidad en los máximos y también su visión sobre los futuros jockeys que se aproximan, entre otros temas.

Sos un gran jockey en los máximos, pero cada tanto te das una vuelta para competir en el centro del país. ¿Es un placer volver a la provincia de Córdoba?

Yo soy un jockey de Córdoba, que corre en Buenos Aires. Siempre me gusta estar en los grandes eventos del interior del país. Nosotros competimos todos los días y venir a tu provincia, es despejarte un poco.

¿Podes comparar un G1 con un Clásico San Jerónimo?

Lo dije en algún momento. Mi primer San Jerónimo fue el logro más grande de toda mi carrera. Después tuve la suerte de ganar el segundo y cada vez que se corre, quiero ganarlo de vuelta. Como cordobés y jockey es una de las carreras más importantes.

¿Cómo fueron tus inicios en la provincia?

La verdad que todo fue muy rápido. Egresé en Córdoba, corrí tres meses en Córdoba, Rio Cuarto, Villa Maria y Bell Ville. Al poco tiempo me vine a Buenos Aires y me radiqué un año en Palermo. Cuando me gradué con la carrera N°120 me salió la posibilidad de irme a Europa y tuve dos temporadas buenísimas en Suecia. Por cosas de la vida, decidimos mi mujer y yo quedarnos en Argentina y pasó lo que pasó. Vino el San Jerónimo, el primer Pellegrini, entre otras carreras. Recuerdo que mi primer G1 fue en Maroñas (Uruguay), que lo gané con Blameitonrio, que era de Córdoba y su entrenador también de la provincia, esas satisfacciones no se olvidan nunca.

¿Cómo es el día a día de Rodrigo Blanco?

Estoy un poco más tranquilo. No compito tanto en cantidad, pero si trato de elegir calidad. Si hablamos de calidad, hace un año estoy contratado con la mejor caballeriza del país que es Firmamento. Tienen caballos de primer nivel y después el trabajo se ve reflejado en los triunfos.

¿Es una satisfacción muy grande ser monta oficial del stud de la familia Bagó?

Fue una caricia, siempre se lo digo a Ezequiel Valle. A lo mejor había ganado muchas carreras, pero mi comportamiento no sumaba para que yo sea el jockey del Firmamento. Llegó en un momento extraordinario de mi carrera y hoy en día más que un trabajo, es un placer, lo estoy disfrutando un montón. Lo hago con la pasión del principio, pero sin la necesidad de correr todos los días o muchas carreras.

Se dice que Rodrigo Blanco es un jockey clásico, ¿Qué opinas de eso?

Soy un afortunado, un jockey tocado con la varita mágica. Siempre digo, cuando uno sale de aprendiz quiere correr un Pellegrini y a mí me tocó ganarlo con 22 años, siendo muy joven. Tuve un aliado que fue Juan Garat del Stud El Gusy, que me guio un poco, por más que le costó un montón domarme. Es una persona que marcó mi carrera y es uno de los que más sabe de turf.

¿Cuáles son las característica claves para ser un gran jockey?

No las que tengo yo (risas). Pero, por ejemplo, a mi me gusta aconsejar a los más chicos, y lo fundamental es trabajar mucho y ser educado. Creo que con trabajo las cosas llegan, todo esfuerzo tiene su premio.

En un final reñido, ¿El que primero pega pierde?

No sé si el que primero pega pierde, eso es según las características de cada caballo que uno corre. Mientras vas corriendo carreras importantes, te dicen que tenés una tranquilidad bárbara, pero eso pasa cuando corres buenos caballos. Es clave la tranquilidad en un final, siempre y cuando estés montando a un ejemplar que tengan "máquina".

De los jockeys nuevos que están surgiendo, ¿Cuál ves como un futuro gran piloto?

Mi "pollo" es Gonzalo Borda. Es un pibe joven que vino de la provincia de Corrientes, muy educado, serio y trabajador. No tiene problemas con el peso, respetuoso y arriba de los caballos tiene unas condiciones bárbaras. Le falta forjarse con carreras, pero se va a pulir con el paso del tiempo.

Contanos de tu función en la Gremial.

Lo de la Gremial surgió porque se habían dejado de hacer un montón de cosas por mucho tiempo. Me buscaron como un jockey en actividad, que está en el día a día y ve la necesidad de los pilotos. Es más que nada para ayudar a mejorar.

¿Qué mensaje le dejas a los chicos que están arrancando en la actividad?

Tuve la suerte de ver un par de chicos muy jovenes y me tocó hablar con los padres de ellos que eran compañeros míos. Lo fundamental es que terminen la secundaria, porque para egresar de la escuela de aprendices que hoy dirige la Gremial de Profesionales del Turf, es obligatorio tener la secundaria.

Últimas novedades