Pasión Turfística, siempre junto al Turf grande de Argentina

Jose E. Ramos: "Tengo la chaquetilla puesta del Haras Don Florentino"

En la muestra de productos del Haras Don Florentino dialogamos con Jose Emilio Ramos, de amplía trayectoria junto al establecimiento de la familia Grimaldi.

Contanos sobre tu nueva función dentro del haras.

Estoy en mi segunda casa, en el Haras Don Florentino, establecimiento al que llegué hace 22 años. Este año me reconocieron y me beneficiaron, nombrándome manager de todos los caballos de la familia Grimaldi y Stud Don Florentino. Realmente me cambió la vida, venimos de una pandemia muy larga la cual sufrí muchísimo. Empecé a tener contacto con los 10 entrenadores del Don Florentino, tengo muy buena relación con todos y el respeto es mutuo. Empezamos con 53 caballos, visité a Peralta en San Francisco, a Carezzana en Rio Cuarto, a Moncada en Santa Fé, y así fuimos acomodando todas las cosas. Mi misión es ayudarle a los cuidadores, con los 45 años de experiencia que tengo de entrenamiento. Lo hago con todo gusto, y me siento muy bien.

¿Sentís un apoyo pleno por parte de la familia Grimaldi?

Si, totalmente. El apoyo del directo que es Luis, Lucas que lo acompaña, y el fabuloso "gringo" que lo seguimos teniendo en los hipódromos, informándolos siempre fehacientemente. Hay que tratar de hacerlo acertar (risas) para que disfrute lo que creó.

¿A Don Florentino lo sentís como propio?

Si, yo tengo la chaquetilla puesta de Don Florentino. Te cuento una anécdota: Traje a un tucumano de empleado al haras. La única condición que le pedí es que se ponga la chaquetilla del haras, yo se lo que es hacerlo, y no te va a faltar nada por el resto de tus días, mientras estes bajo el techo de la familia Grimaldi. Le agradezco eternamente, y no me alcanzan las palabras para seguirlo haciendo. Tanto al "gringo" que me trajo a través del Dr Britos, y a los hijos que son con los que tengo el contacto hoy.

¿Cómo ves la producción de este año?

Te la hago breve. Me llamó un amigo mío de hace muchísimo años para que elija un potrillo, para ganar la Polla de Curuzú Cuatiá. Vine a elegir al haras, y tuve que seleccionar diez, después de un repaso quedarme con cinco, y terminé con dos. Con eso te digo todo, es muy parejo todo el remate.

Dejame mandarle un saludo general a toda la afición turfística que me conoce, a la cual estoy agradecido por el cariño que me dispensa en los hipódromos que paso.

Últimas novedades